Follow by Email

viernes, 1 de octubre de 2010

INTENTO GOLPE DE ESTADO en Ecuador

Empeora la crisis en Ecuador
Militares se enfrentan a tiros con policías alzados en Quito, para rescatar al presidente Rafael Correa
Por: The Associated Press - 30/9/10 9:53 PM





QUITO (AP) — Militares lanzaron un operativo armado para rescatar al presidente Rafael Correa del hospital policial rodeado por policías sublevados en que se encontraba tras haber sufrido una agresión en la mañana.


Tras casi 35 minutos de intercambio de disparos que dejó por lo menos un herido, los militares evacuaron a Correa en una camioneta que partió a toda velocidad en medio de fuerte resguardo militar.
Después del operativo Correa llegó al Palacio de Carondelet, en donde dirigió un discurso a una multitud de seguidores que se mantuvieron horas concentrados en el lugar y lo vitorearon cuando apareció en el balcón que da a la plaza. Los policías se insubordinaron desde temprano y tomaron el control del principal cuartel de Quito porque consideraban que una ley perjudicaba sus condiciones laborales.
---------------------------------------------------
QUITO (AP) — Cientos de militares se enfrentaban el jueves a tiros con policías sublevados que rodeaban un hospital donde el presidente Rafael Correa permanece internado desde que en la mañana sufrió una agresión en medio de una protesta de los agentes.


Las televisoras locales mostraron imágenes del choque armado entre los hombres con uniformes de camuflaje característico de la policía contra los militares que se treparon a techos de edificaciones cercanas y avanzaban con la intención de llegar al hospital. La Cruz Roja informó que había atendido un herido de bala.


Correa denunció que permanecía secuestrado en un hospital de la policía en donde agentes lo mantenían confinados. Al parecer los militares intentaban entrar al lugar para rescatarlo.
La crisis ecuatoriana comenzó por una protesta de los policías molestos por una ley que consideraban perjudicaba sus condiciones laborales.


A inmediaciones del hospital policial se mantenían congregados cientos de simpatizantes de Correa, igual que en la plaza frente al Palacio de Carondelet, la sede del Ejecutivo.
Policías se mantenían disparando gases lacrimógenos para impedir que seguidores de Correa, que lanzaban piedras y palos, se acercaran al nosocomio. En declaraciones a la estatal EcuadorTv, Correa expresó que "yo salgo de aquí (del hospital) como presidente o como cadáver, pero no voy a perder mi dignidad. Todo es manipulación, todo es desinformación".


El gobernante dijo que han llegado tres comisiones de los insubordinados a intentar negociar pero los rechazó porque dijo que no aceptaría condiciones ante las violaciones que se han registrado.
El director del hospital de policía, César Carrión, afirmó a periodistas que "el presidente fue asistido en emergencia para darle los primeros auxilios, tuvo un desmayo, la presión parece que estuvo muy alta, los gases lacrimógenos le afectaron muchísimo".


Policías se rebelan en Ecuador; Correa queda retenido en hospital


QUITO (AP) — El presidente Rafael Correa denunció que permanecía secuestrado en un hospital luego de sufrir una agresión de policías insubordinados que mantenían tomado el principal cuartel policial de Quito y protagonizaban protestas que dejaron un muerto y numerosos heridos por chocar con simpatizantes del gobernante que exigían su liberación.


El presidente calificó la revuelta policial como "un intento de golpe de Estado" y denunció que grupos rebeldes y opositores venían preparando la "conspiración" desde "hace mucho tiempo".
El ministro de Seguridad Interna y Externa, Miguel Carvajal, dijo en rueda de prensa que "la sublevación ha dejado un muerto y varios heridos" en los alrededores del hospital policial donde está el mandatario. No dio otros detalles.


Medio centenar de opositores al gobierno irrumpieron violentamente en las instalaciones de la televisora estatal, en donde se vio que quebraron una puerta de cristal y poco después debió suspender temporalmente sus transmisiones regulares.


A inmediaciones del hospital policial se mantenían congregados cientos de simpatizantes de Correa, igual que en la plaza frente al Palacio de Carondelet, la sede del Ejecutivo. Policías se mantenían disparando gases lacrimógenos para impedir que seguidores de Correa, que lanzaban piedras y palos, se acercaran al nosocomio. En declaraciones a la estatal EcuadorTv, Correa expresó que "yo salgo de aquí (del hospital) como presidente o como cadáver, pero no voy a perder mi dignidad. Todo es manipulación, todo es desinformación".


El gobernante dijo que han llegado tres comisiones de los insubordinados a intentar negociar pero los rechazó porque dijo que no aceptará ningún condicionamiento ante las violaciones que se han registrado. El director del hospital de policía, César Carrión, afirmó a periodistas que "el presidente fue asistido en emergencia para darle los primeros auxilios, tuvo un desmayo, la presión parece que estuvo muy alta, los gases lacrimógenos le afectaron muchísimo".


"El presidente está muy bien este momento, el personal de seguridad le acompañó y le sigue acompañando,no hay ningún policía armado porque no lo hemos permitido en el hospital", añadió.
Poco después de haber resultado intoxicado al explotar una bomba lacrimógena a escasa distancia de su cabeza cuando intentaba dialogar con los policías alzados, Correa subió a una ventana del cuartel donde se produjo la revuelta y gritó: "si quieren matar al presidente, mátenme... pero este presidente seguirá haciendo lo que tiene que hacer".


La protesta de los policías surgió por el malestar hacia una ley que consideraban afectaba sus condiciones laborales. El canciller Ricardo Patiño, desde el hospital sostuvo que "no tiene ningún sentido lo que están haciendo los policías, ellos mismos fueron a reconocer que estaban equivocados... los sueldos de los policías se han incrementado al doble en estos tres años".


El alcalde de Quito, Augusto Barrera, había dicho que el aeropuerto sería abierto pero una mujer que se identificó únicamente como Carolina que respondió el teléfono de la terminal aérea dijo a la AP que "no está reabierto y no tenemos una estimación de cuándo se abrirá".


El gobierno decretó el estado de excepción y Carvajal, aclaró que la insubordinación no es de toda la policía. Algunos jefes policiales expresaron públicamente su obediencia a la autoridad.
También el jefe del comando conjunto de las Fuerzas Armadas, general Ernesto González, manifestó a la prensa su adhesión a la institucionalidad al afirmar que representa a "una institución organizada, jerarquizada, subordinada al interés nacional y también subordinada a la autoridad legal, legítimamente constituida".


Aseguró que en medio del estado de excepción decretado, las fuerzas armadas resguardarán el orden público, como lo dispone la ley y especialmente porque la policía no está cumpliendo esa función.
Pero expresó que la causa de la crisis "es la probable promulgación de la Ley Orgánica de Servicio Público, para la cual solicitamos sea revisada o dejada sin efecto".


La vicepresidenta del Congreso, Irina Cabezas, señaló que mientras los sublevados no depongan la actitud de rebeldía y Correa no retorne al palacio de gobierno, los asambleístas no revisarán la citada ley, que aún no está vigente. La mayor parte de los comercios cerraron o atendieron parcialmente en Quito.


El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, líder opositor que dijo estar en contra de un golpe de estado, señaló que ante la situación actual "el presidente debe entender que el país le exige otro tipo de política".Ante la ausencia de policías en algunas ciudades, se reportaron robos y saqueos de comercios.


Los sublevados se tomaron cuarteles policiales en Quito, Guayaquil y otras ciudades, quemaron llantas, lanzaron gases lacrimógenos y cerraron las carreteras de acceso a la capital durante algunas horas, según reportes de las radios y canales de televisión, que mostraron imágenes de los incidentes.
Unos 800 policías protagonizaron la protesta en la capital, unos 150 militares de la fuerza aérea bloquearon el aeropuerto de Quito y otros tantos el de Guayaquil aduciendo razones de seguridad. En Ecuador hay cerca de 40.000 policías.


Correa inició su mandato el 2007 y tras elecciones adelantadas extendió su mandato hasta el 2013.
EEUU condena alzamiento en Ecuador


WASHINGTON (AP) — El gobierno estadounidense condenó el jueves el alzamiento de cientos de policías y militares ecuatorianos que protestaban por la aprobación de una ley que les privaría de algunos beneficios. "Estamos siguiendo de cerca los eventos en Ecuador. Estados Unidos deplora la violencia y la anarquía y expresamos nuestro total respaldo al presidente Rafael Correa y las instituciones democráticas en ese país", afirmó la secretaria de Estado Hillary Clinton en un comunicado.


"Exhortamos a que todos los ecuatorianos se unan y trabajen dentro del contexto de las instituciones democráticas de Ecuador para restaurar el orden rápida y pacíficamente", agregó. Algunos legisladores estadounidenses han manifestado su apoyo al orden democrático y exhortaron al presidente Barack Obama a definir la postura de su país.


"Estados Unidos necesita dejar claro que sólo reconoceremos al presidente Correa, elegido democráticamente", dijo el congresista demócrata Dennis J. Kucinich en un comunicado.
"Por desgracia, tal declaración no se hizo el año pasado al inicio del golpe en Honduras. Nuestro silencio contribuyó a un ambiente en el país caracterizado por reportes generalizados de opresión, asesinatos, tortura y desapariciones que continúan el día de hoy. No podemos permitir un precedente tan peligroso en Ecuador", agregó el comunicado.


Por su parte, el representante demócrata Jim McGovern también apoyó a Correa.
"Deseo expresar mi respaldo incondicional al orden democrático en Ecuador y a su presidente electo, Rafael Correa, y exhorto a todas las partes a solucionar esta disputa a través de medios políticos pacíficos", afirmó en un comunicado.

No hay comentarios.: