Follow by Email

lunes, 19 de julio de 2010

Cambios dramáticos en la Repúblca Bolivariana de VENEZUELA

Sacudida la historia venezolana

Al exhumar los restos de Bolívar, Chávez detona espinoso debate
 
Por ELIZABETH OSTOS / Especial El Nuevo Día
CARACAS -  Ciertamente, Hugo Chávez es un revolucionario en el estricto sentido de la palabra.
Llegó al poder cuando nadie apostaba un céntimo por él, en el ya lejano 1999. Cambió el nombre del país, ahora somos la República Bolivariana de Venezuela, deshizo la Constitución de 1961- en su momento, calificada una de las más progresistas del Continente-, diseñó un sistema electoral a su medida lo cual fomenta su elección perenne, cambió el escudo y la bandera nacionales,  y unió el destino del país a la dictadura más vieja del hemisferio: Cuba.

 Todo esto en sólo once años y medio. Pero el viernes pasado ejecutó su sueño más anhelado: abrió el sarcófago en donde reposa desde 1876 Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar, Palacios y Blanco. El Libertador de Venezuela, Ecuador, Perú, Colombia y fundador de Bolivia. El actual mandatario anunció en su cuenta de Twitter que luego de 19 horas de trabajo, un grupo de técnicos venezolanos y extranjeros, junto a representantes de la Fiscalía, hizo un trabajo de exhumación calificado de “impecable” y “esclarecedor” el cual definiría si el prócer falleció como consecuencia de tuberculosis o si fue asesinado por la “oligarquía apátrida de la época”, al supuestamente ser envenenado con arsénico.

 Precisamente por Twitter miles de venezolanos expresaron su rechazo a este procedimiento.
Algunos dudaron de la buena fe de Chávez, otros alegaron que la ceremonia se hizo entre gallos y medianoche al amparo de babalaos cubanos quienes tienen la misión de perpetuarlo en el poder, y hubo quien calificó al acto de “sacrilegio”.  Grupos católicos radicales iniciaron una cadena de oración al Espíritu Santo y otros apelaron al Arcángel Miguel, para pedir la protección de Venezuela.

Teoría de la conspiración

 Simón Bolívar murió el 17 de diciembre de 1830 en Santa Marta, Colombia. Su cuerpo estuvo 12 años en suelo neogranadino hasta que una comisión designada por el presidente de Venezuela, José Antonio Páez, lo retiró del vecino país en 1842. Luego de ceremonias oficiales, Bolívar reposó en un panteón familiar durante 34 años hasta que otro mandatario militar, Antonio Guzmán Blanco, ordenó su traslado a la iglesia de la Santísima Trinidad, al norte de Caracas, convertida en el Panteón Nacional, en donde permaneció su sarcófago intacto hasta el viernes.

La primera idea de intervenir la tumba de Bolívar surgió en 1946, cuando el presidente Isaías Medina Angarita solicitó a la Asamblea Constituyente la designación de una comisión que establecería un cronograma de inhumación. La idea no prosperó por la fuerte presión ejercida por la Iglesia Católica y por integrantes de la influyente sociedad Bolivariana.

El caso fue retomado en 2008 cuando Chávez ordenó la creación de una Comisión Presidencial que determinaría si Bolívar fue envenenado o si falleció por causas naturales.El médico forense español, José Antonio Lorente, quien trabajó en casos de identificación de los restos de Cristóbal Colón y de otro prócer venezolano, Francisco de Miranda, inició la investigación.  La Fiscal General de la República aseguró que en los próximos días se divulgaría al país los resultados concretos de la exhumación. Confirmó que se escanearon huesos, se tomaron radiografías al cráneo y se trabajó con cuatro dientes y con restos de cabello de Bolívar.

 El mundo fue informado a cuenta gotas del proceso y la televisora estatal de Venezuela transmitió extractos de la apertura del ataúd, los honores militares que se rindieron y, lo más impactante, de la muestra del esqueleto del prócer, luego de que fuese despojado de la bandera nacional y de dos mortajas, una blanca y una negra.

Gran sorpresa

Para muchos fue una sorpresa ver que la estructura ósea de Bolívar se veía intacta. Algunos antropólogos y médicos forenses comentaron a la prensa local sus dudas respecto a lo intacto de los huesos.  “Si tomamos en cuenta que para 1830 ni en Colombia o en Venezuela se manejaban bien las técnicas de embalsamamiento de cadáveres es poco probable, yo diría que es casi imposible, que la estructura ósea como se presentó en televisión sea la de una persona que falleció hace 180 años”, dijo a El Nuevo Día, el médico forense Carlos Eduardo Peña.

 No obstante, aseguró que es posible que el responsable del traslado de Bolívar a Caracas, el médico José María Vargas, famoso por su excelencia en histología, “haya utilizado alguna técnica específica. Aún así, tengo mis serias dudas. No creo que el país gane algo con este procedimiento, doloroso para millones de venezolanos”, reflexionó el científico. La versión de la Fiscalía señala que  el esqueleto fue ensamblado con alambres de plomo y plata y cubierto con barniz preservativo. Así consta en el acta de entrega del cuerpo a Vargas y que reposaba junto a Bolívar. Ayer domingo se anunció que los restos de la hermana mayor de El Libertador, María Antonia, serán objeto de otra exhumación, prevista para el mes de agosto. Las muestras de los hermanos Bolívar serán comparadas. Ninguna autoridad explicó para qué fines se realizaría el cotejo de muestras.

 La historia oficial señala que Simón Bolívar no tuvo descendencia y que los bienes de fortuna que recibió de sus padres los invirtió en la gesta emancipadora y que algunas joyas las encomendó a sus sobrinos, en especial a los dos hijos de María Antonia. ¿Delirio presidencial, deseos de hacer justicia o remoción de la memoria colectiva del venezolano? Nadie sabe qué subyace en la polémica decisión de Chávez, la cual removió los cimientos de la historia de este país.

No hay comentarios.: