Follow by Email

jueves, 27 de mayo de 2010

VIOLENCIA en JAMAICA

Reina el caos en Jamaica
Por confrontaciones en apoyo a un narcotraficante prófugo
 
Por: The Associated Press - 26/5/10 10:17 PM
Share   A- A+   

201005262217490.jamaica_jpg.jpg
KINGSTON (AP) — Al menos 50 personas han muerto en la capital de Jamaica en cuatro días de enfrentamientos entre las fuerzas del orden y hombres armados que apoyan a un presunto líder narcotraficante prófugo, mientras el gobierno dijo el miércoles que el supuesto capo podría haber salido del país.

El sospechoso Christopher Coke, que ayudó al primer ministro Bruce Golding a ganar las elecciones, acumuló armas en el barrio marginal que le sirvió de fortín en los meses en que el gobernante ignoró la solicitud de extradición de Estados Unidos. "Yo no podría decir si está en Jamaica", expresó el ministro de Información, Daryl Vaz, sobre Coke, que tiene el sobrenombre de "Dudus". El funcionario agregó que "es muy difícil saberlo".

Un contingente de policías y soldados ingresaron por la fuerza al barrio Tivoli Gardens, convertido en barricada por pandilleros. En el barrio, ubicado en la marginal zona occidental capitalina de West Kingston, las fuerzas del orden realizaron cateos casa por casa. El gobierno informó que había calma en ese lugar el miércoles, mientras el abogado de Coke declinó mencionar el paradero de su cliente.

En Tivoli Gardens se desprendían columnas de humo gris en los lugares donde recientemente fueron apagados incendios. En otros puntos del oeste de Kingston había disparos esporádicos. Las fuerzas de seguridad prohibieron el ingreso de periodistas a las zonas de enfrentamientos en la periferia de la capital, en la costa sur de Jamaica. Esas regiones distan de los centros turísticos en la litoral norteño de la isla caribeña.

El estallido de la violencia no sorprendió a la policía ni a los grupos comunitarios, quienes advirtieron que Coke había almacenado armas y se había alistado para defenderse desde que Estados Unidos pidió su extradición en agosto pasado. Según la acusación estadounidense, Coke acumuló un arsenal privado de armas de fuego que fueron introducidas de contrabando por pandilleros en Estados Unidos, y las compartió con otros delincuentes para afianzar su poderío como un prominente jefe del hampa.
Al menos 44 civiles han muerto, aseguró el obispo Herro Blair, el más importante pastor evangélico en Jamaica, quien por motivos de seguridad ingresó al barrio con escolta. Al menos cuatro soldados y policías han fallecido en los enfrentamientos.

Las cifras presentadas previamente por la policía incluían 26 muertes de civiles y la de un oficial de seguridad en la batalla por la zona de West Kingston, que incluye varios barrios miserables.
La diferencia en el número de víctimas surge después de que el gobierno de Jamaica prometiera una investigación independiente sobre las muertes de civiles durante la operación. Blair y otro defensor público fueron escoltados por las fuerzas de seguridad para ingresar a Tivoli Gardens, donde los simpatizantes de Coke comenzaron a congregarse la semana pasada, después que el primer ministro Bruce Golding abandonara su negativa para extraditar al sospechoso a Estados Unidos.
Las autoridades dijeron a los reporteros que todos los civiles muertos en West Kingston eran hombres, pero en las estaciones de radio local se registraban llamadas telefónicas de personas presuntamente dentro de los barrios miserables que decían que los tiroteos eran indiscriminados. Una acusación federal abierta en Nueva York implica a Coke en el tráfico de marihuana y cocaína hacia Estados Unidos. El Departamento de Justicia de Estados Unidos ubica a Coke como uno de los más peligrosos capos de la droga en el mundo.

Washington respalda las acciones de Jamaica para capturar al sospechoso. "Nosotros apoyamos las audaces medidas tomadas por el gobierno de Jamaica para aplicar el imperio de la ley, proteger su democracia y combatir los efectos desestabilizadores del narcotráfico y la actividad delincuencial afín", dijo una vocera del Departamento de Estado, Virginia Staab.

No hay comentarios.: