Follow by Email

miércoles, 30 de diciembre de 2009

No da tregua la marejada extrema

Fotogalería

Vídeo: Siguen las fuertes marejadas

El fenómeno podría continuar hasta el viernes o sábado. Fotos, vídeo y gráfica

Este evento de marejadas es el segundo de mayor intensidad en los últimos 10 años, según los expertos.

Por Aurora Rivera Arguinzoni / arivera@elnuevodia.com

“Esperábamos otra cosa... las playas más tranquilas”, así resumió un turista español residente en Virginia su primera impresión sobre Puerto Rico. Lo que desconocía el forastero era que ayer la Isla experimentaba el segundo mayor evento de marejadas registrado en sus costas por los pasados diez años.

Y no era el único. Otra decena de turistas consultados durante un recorrido por playas del Condado aseguró que nada se les informó al respecto en los hoteles donde se alojaban. Esto a pesar de que el protocolo para este tipo de evento climático, al igual que cuando pasan huracanes, requiere enviar notificaciones escritas a todas las habitaciones y actualizaciones periódicas.

“Anoche -lunes en la noche- (la Compañía de) Turismo emitió un comunicado a la industria notificándole de las marejadas y del peligro. Manejamos esto como cualquier otra emergencia. Esta mañana (ayer) le enviamos un comunicado a todos nuestros miembros”, aseguró ayer tarde Miguel Vega, presidente de la junta de directores de la Asociación de Hoteles y Turismo. Pero, al parecer, la información no llegó a todos los clientes de las hospederías.

Además, Turismo y la Autoridad Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead) informaron que coordinaron con la Compañía de Parques Nacionales para que se colocaran banderas rojas en todos sus balnearios afectados, y con Paradores de Puerto Rico para que alertaran a sus huéspedes.

El subdirector de Aemead, Rafael Muñoz, sostuvo que, tras realizar un recorrido por playas desde el Viejo San Juan hasta Luquillo había notado ayer menos gente que el lunes. A pesar de que muchos curiosos se acercaron a las costas a mirar el espectáculo natural, fueron menos los que se metieron al agua.

“Los surfers han venido a chequear pero, al ver, no se tiran”, confirmó Víctor Clemente, del negocio Social Place, uno de los afectados por las marejadas. Corrientes de agua de mar serpenteaban alrededor del local y de las casas aledañas en el kilómetro ocho de la llamada carretera de Piñones, la PR-187.

Varios hectómetros más hacia el este y un poco más tarde de lo normal -a las 12:30 p.m.- Lismari Escalera pudo prender el fogón del quiosco Los 2 Pinos. La comerciante aseguró que en sus 32 años de vida no había visto que el negocio familiar fuera bañado así por una marejada que no estuviera relacionada con una tormenta o huracán.

Otro tramo afectado en la 187 fue el que bordea la playa Vacía Talega. Pero a pesar de que la arena había invadido la carretera y el oleaje había derramado la basura de zafacones a lo largo de la orilla, varias familias intentaban disfrutar como si se tratara de un día de verano.

Edwin Morales, residente de Carolina y quien esta semana llevó a familiares residentes en Carolina del Norte y Nueva York a vacacionar a Luquillo, narró cómo el lunes una decena de vecinos del área donde rentaron una casa de playa les gritaron desde sus carros para que salieran del agua. Por eso ayer decidieron moverse a Vacía Talega.

“Sé que aquí siempre está bien calmadito y hasta aquí hay más olas de lo que he visto en las veces que he venido”, dijo Morales, para evidenciar su sorpresa mientras permanecía en una silla en la arena desde la que vigilaba a los menores del grupo.

Entre 40 y 50 personas mueren ahogadas cada año en Puerto Rico, la mayoría de ellas en playas. En los últimos seis días al menos cinco personas han perecido en cuerpos de agua, incluyendo la reportada desaparecida el pasado lunes en el área del hotel La Concha, en el Condado, y a padre e hija que perecieron en el lago La Plata, Toa Alta.

Vías y puertos afectados

De acuerdo con el meteorólogo Shann Sossi, del Servicio Nacional de Meteorología (SNM), el evento de marejadas de ayer produjo olas de hasta 22 pies en Vega Baja a eso de las 8:00 a.m. De hecho, la PR-686, a la altura del Balneario de Puerto Nuevo en ese municipio, tuvo que ser cerrada por daños al pavimento, según el Departamento de Transportación y Obras Públicas.

El tránsito marítimo se afectó entre Fajardo y Vieques puesto que viajes del ferry de carga fueron cancelados, y en la Bahía de San Juan, donde la Guardia Costanera tuvo que crear una zona de seguridad.

“La zona de seguridad consiste en que las embarcaciones no pueden entrar o salir del puerto sin la autorización del capitán del puerto. El servicio de los guardacostas no ha cerrado la bahía, lo que está es monitoreando momento a momento las condiciones del tiempo en coordinación con los pilotos que trabajan el puerto, que son los que salen para guiar la entrada de embarcaciones más grandes, para determinar si se les concede permiso”, informó Ricardo Castrodad, portavoz de la Guardia Costanera en Puerto Rico.

Según Castrodad, la bahía llegó a registrar ayer olas de 11 y 12 pies de altura, lo que provocó demoras.

De 12 embarcaciones con entradas (11) o salidas (1) programadas para ayer, sólo dos esperaban aprobación para entrar anoche y una se desvió a St. Thomas. Ésta última fue el crucero Independence of the Seas, que programó su parada en San Juan para el 31 de diciembre.

La zona de seguridad, que se implementó el lunes a las 5:00 p.m., estará en efecto hasta las 6:00 p.m. de hoy.

Castrodad recordó que en marzo de 2008 cuando ocurrió el mayor evento de este tipo en la Isla en una década, la entrada a la bahía fue cerrada. También se repitieron escenas similares a las de ayer en Vega Baja y Piñones.

Pronóstico

El meteorólogo Walter Snell, del SNM, adelantó que las olas disminuirán en las próximas 24 a 48 horas, pero volverán a intensificarse el 31 hasta alcanzar entre 15 y 20 pies de alto, debido a que una nueva tormenta invernal saldrá de Estados Unidos. “La energía (de las olas) va a subir de jueves a viernes, pero no más que las de hoy (ayer)”, dijo.

Ayer a las 8:00 p.m., el SNM descontinuó el aviso de resaca fuerte, pero puso en vigor una advertencia de resaca fuerte hasta las 6:00 p.m. de hoy. A su vez, cambió el aviso de inundaciones costeras por uno de vigilancia de inundaciones costeras hasta hoy en la tarde.

50

Promedio de personas

que mueren ahogadas cada año en Puerto Rico.

Se estima que la mitad de estas muertes ocurre en el mar. El resto en otros cuerpos de agua como ríos, lagos, piscinas, entre otros.

Fuente: Programa Sea Grant, Universidad de Puerto Rico Recinto de Mayagüez

No hay comentarios.: