Follow by Email

lunes, 28 de diciembre de 2009

El príncipe Carlos renuncia al trono


Se postulará para Primer Ministro y se divorciará de Camila

El Príncipe Carlos de Inglaterra, junto a su esposa Camilla Parker-Bowles.
Por Louis Neiges / Especial para El Nuevo Día

En una caótica e improvisada conferencia de prensa, el príncipe Carlos de Inglaterra renunció ayer a su derecho al trono del Reino Unido con el objetivo de fundar un nuevo partido político y aspirar al cargo de Primer Ministro. Pocas horas después, Camilla Parker-Bowles anunció el divorcio de su actual marido por no estar de acuerdo con la decisión del hijo de la reina Isabel II de Inglaterra.

La conmoción del Palacio de Buckingham se ha propagado por todo el Reino Unido y el mundo entero. Ayer el príncipe Carlos trataba de contener el impacto de su decisión.

“Pienso que tengo mucho que ofrecerle a mi país y que se me está terminando el tiempo” señaló el ex príncipe Carlos con franqueza. “Mi abuela vivió 101 años y, gracias a Dios, mi madre sigue muy saludable. No quiero esperar a los 80 años de edad para empezar a servir a mi pueblo. Por eso he comprendido que la única manera de serle útil a mi país es fuera del trono, como súbdito y no como rey”, declaró el ex heredero a la corona, quien a partir de ahora se identificará únicamente como “señor Carlos Windsor”.

Para pertenecer a la Cámara de los Comunes y aspirar a la posición de Primer Ministro de Inglaterra es ilegal poseer títulos nobiliarios. Por eso el señor Carlos Windsor ha renunciado no sólo a su condición de príncipe heredero, sino a todos sus títulos, entre ellos príncipe de Gales, príncipe de Escocia, duque de Cornualles, conde de Carrick y barón de Renfrew. También renuncia a sus cargos como general y almirante.

El príncipe declaró que su hijo mayor, Guillermo, lo sustituirá de inmediato como príncipe de Gales y próximo rey de Inglaterra. Aclaró, sin embargo, que su lealtad primaria como Primer Ministro ya no será con la corona, sino con el pueblo. “Aunque mi madre sea la reina actual y mi hijo sea rey en el futuro, quiero subrayar que a partir de hoy mi prioridad será el pueblo. Si en el futuro me veo en la obligación de criticar duramente a la monarquía, como Primer Ministro lo haré sin ataduras porque ya no tengo ningún tipo de lealtad personal con la corona”, aclaró Windsor.

“Esta misma semana daré los primeros pasos para fundar un nuevo partido político que estará por encima de la política. El partido no será de izquierda ni de derecha ni de centro, sino todo lo contrario”, declaró en tono apasionado. “El partido luchará para proteger el ambiente, promocionar la medicina alternativa y lograr metas concretas de tipo humanitario, como la protección de los animales. Por tanto, será un partido para todo el pueblo al que podrán pertenecer todos los ciudadanos que estén hartos de vivir en una sociedad cruel y fragmentada”, indicó el ex esposo de la fallecida princesa Diana.

La renuncia del ex príncipe ha paralizado al Reino Unido. Como si fuera poco, unos minutos después de conocerse la noticia, Camilla Parker-Bowles, esposa de Carlos Windsor, convocó una nueva conferencia de prensa para expresar lo que pensaba sobre la nueva vida de su marido.

“Le dije claramente a mi esposo que yo jamás podría vivir con un político. Odio la política. Le aclaré que debía escoger entre la política o yo. Él ha escogido postularse para Primer Ministro. Por tanto, le he ordenado a mis abogados que radiquen la demanda de divorcio de inmediato”, anunció con voz llorosa la segunda esposa de señor Windsor.

Al renunciar a sus títulos, Carlos también ha debido abandonar la inmensa fortuna de la Familia Real, una de las mayores del mundo, a la cual ya no tendrá acceso. Para emprender su nueva carrera el nuevo plebeyo, quien no es abogado, tendrá que ganarse la vida como una persona común y corriente. Aunque sólo posee una Maestría en Artes por la Universidad de Cambridge, Carlos informó que planea ganarse la vida como asesor en el campo de la política exterior. “Como príncipe de Gales he asistido a funerales de jefes de estado en el mundo entero. En el proceso he adquirido vasta experiencia en el campo de las relaciones internacionales. Ahora que soy una persona normal, pienso desempeñarme como asesor en este campo”, concluyó el señor Windsor.

A tono con la tradición del Día de los Santos Inocentes, que se celebra el 28 de diciembre en los países de lengua hispana, El Nuevo Día les regala a sus lectores esta noticia falsa redactada en broma por el escritor Luis López Nieves y firmada con su nombre traducido al francés. ¡Feliz Día de los Santos Inocentes!

No hay comentarios.: