Follow by Email

lunes, 12 de diciembre de 2011

Puerto Rico, un narcoestado


Advierten que Puerto Rico está cerca de ser un narcoestado

La Isla parece cumplir con 12 de los 15 atributos del “narcopaís”
 
Por Osman Pérez Méndez /operez@elnuevodia.com
Puerto Rico está muy cerca de convertirse en un narcoestado, según varios expertos que analizaron la situación del País a la luz de los criterios para definir esa categoría de la Organización de Naciones Unidas (ONU).
La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, en inglés), en su más reciente informe mundial sobre narcotráfico, fija 15 criterios que definen un narcoestado. La situación de violencia social que vive Puerto Rico lo llevaría a estar alineado de alguna manera con 12 de ellos.
Entre los criterios del narcoestado están la pobre gobernanza, la poca autoridad del Estado, la militarización de la lucha contra la delincuencia, el alto nivel de asesinatos, la descomposición de valores y la debilidad de la economía formal ante la subterránea.
La UNODC dice que en países bajo el yugo del narcotráfico las ganancias que genera este mercado ilegal rivalizan con el producto interno bruto (PIB). En Puerto Rico, según ha estimado el economista Elías Gutiérrez, el narcotráfico tiene un impacto de unos $9,000 millones anuales, mientras el PIB es de unos $46,000 millones.
El exsuperintendente de la Policía, Pedro Toledo, quien en el 2006 fue el primero en denunciar la relación entre el entonces senador Héctor Martínez y el narcotraficante José “Coquito” López, no cree que la situación haya llegado al nivel en que se pueda catalogar a Puerto Rico como narcoestado.
Pero reconoció que se han detectado niveles de influencia del narcotráfico en la política y en las agencias de seguridad, y que hay en la Isla una economía subterránea muy fuerte. Expertos estiman que el 70% de la economía subterránea proviene del narcotráfico.
“Pero narcoestado es un término muy serio. Puerto Rico no ha llegado a eso. Pero que hay influencia, pues sí, que han tocado la política, también, y tenemos que estar muy alertas y tomar medidas para frenarlo”, dijo Toledo.
En el 1995, la entonces presidenta de la Cámara de Representantes, Zaida “Cucusa” Hernández, señaló a cuatro legisladores presuntamente vinculados al narcotráfico. Pero la denuncia fue descartada por el entonces secretario de Justicia, el hoy comisionado residente Pedro Pierluisi. Hernández dijo este fin de semana a El Nuevo Día que hay muchos negocios “que son legítimos, pero han salido del narcotráfico” y cree que, aunque la Isla no ha llegado “todavía” al nivel de narcoestado, estamos “en un carril directo en esa ruta, y sería trágico, terrible”.
“Es desgarrador”
“De la misma manera ha penetrado a funcionarios en el sistema de seguridad pública, llámese justicia, policía, cárceles, y los mismos abogados, que defienden narcotraficantes y nadie pregunta de dónde salió el dinero, que puede estar lavado, pero es del narco. Ahí hay un problema y es desgarrador”, añadió Hernández, quien fue también jueza del Tribunal de Apelaciones.
“Si hay funcionarios públicos haciendo algo ilegal, y no pasa nada, otros van a pensar que vale la pena. Eso mismo pasa en la calle con la delincuencia. Dicen, si el nivel de esclarecimiento de los crímenes es tan bajo, vale la pena. Crea una cuestión de impunidad. Se desmoraliza todo, se derrumba todo”, manifestó.
Para el exsuperintendente de la Policía, Miguel Pereira, Puerto Rico cumple con ser un país con instituciones políticas influenciadas de manera importante por el narcotráfico, con miembros que paralelamente cumplen funciones en las agencias de gobierno y son parte de la red del narcotráfico.
El también exsecretario de Corrección y Rehabilitación igual considera que aplica el criterio de que existen líderes que fomentan de manera directa o indirecta el avance de las drogas o no actúan para prevenir que eso suceda. Así las cosas, el narcotráfico deja de ser factor relevante para convertirse en una amenaza a las instituciones.
El sociólogo Manuel Torres Márquez dijo que “el valor de una vida en Puerto Rico se ha reducido al valor de una bala, es algo estremecedor”. Otros factores que a su juicio contribuyen a la penetración del narcotráfico en la sociedad son la marginación, la desigualdad social, la precariedad del mercado laboral y la ineptitud del gobierno para atender la situación.
Todos esos factores, aseguró Torres, son caldo de cultivo para el narcotráfico.
“Pasamos el examen con A”, afirmó.

No hay comentarios.: