Follow by Email

sábado, 16 de enero de 2010

Estados Unidos comienza apoyar a los haitianos

EEUU inicia campaña masiva en Haití
Comienza a llegar la ayuda, la organización y el orden

Por: CNN en Español / The Associated Press - 15/1/10 9:47 PM

PUERTO PRINCIPE (AP) — Centenares de soldados de Estados Unidos llegaron a la derruida capital de Haití y en seguida comenzaron el viernes a entregar alimento y agua a los agobiados sobrevivientes del terremoto del martes.

En el cuarto día de desesperación en Haití, las organizaciones asistenciales tenían problemas para la distribución de ayuda al tiempo que cundía el temor sobre el surgimiento de inestabilidad social en el país caribeño.

Pequeños grupos de jóvenes y niños con machetes rondaban en el centro de Haití con la intención de cometer saqueos.

"Andan hurgando en todo. ¿Qué se puede hacer''', dijo Michel Legros, de 53, mientras esperaba ayuda para buscar a siete parientes entre los escombros de una casa derrumbada. Una cuadrilla rusa de salvamento y rescate dijo que los saqueos y la inseguridad en general los obligaron a suspender sus acciones al caer la noche.

"La situación en la ciudad es muy difícil y tensa", dijo el jefe del grupo, Salavat Mingaliyev, según la agencia rusa de noticias Interfax.

Entre tanto, empleados del gobierno enterraban miles de cadáveres en fosas comunes. La Cruz Roja estima que murieron entre 45.000 y 50.000 personas en el terremoto del martes que tuvo una magnitud de 7.

Hasta el 50% de los inmuebles en la capital y otros lugares de Haití que fueron más golpeados por el temblor están dañados o destruidos, dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en Nueva York. Anunció que la ONU comenzó a entregar comida el jueves y para el viernes unas 8.000 personas habían recibido alimento varias veces al día. El organismo instalará 15 centros de distribución de comida, añadió.

Los cascos azules que patrullaban por la ciudad reportaron que la frustración de la población iba en aumento y la ayuda no ha sido distribuida rápidamente. Advirtieron también a las caravanas de ayuda que amplíen la seguridad para evitar saqueos.

"Desafortunadamente, crece la furia y la impaciencia de la gente", dijo David Wimhurst, portavoz de la misión de paz de la ONU, comandada por Brasil. "Todos nos damos cuenta que la situación se está volviendo más tensa, pues las personas más necesitadas siguen esperando suministros. Pienso que los ánimos se están caldeando".

Los socorristas solicitaron más medidas de seguridad en sus operaciones de distribución de alimentos, agua y otros suministros en Puerto Príncipe ante la creciente desesperación e impaciencia de las víctimas.

En la mañana del viernes no se vio el ingreso de ayuda foránea al centro de Puerto Príncipe, excepto el vuelo de un helicóptero de la fuerza naval de Estados Unidos. El suministro de la asistencia se ha complicado por la mala situación de caminos, algunos de los cuales están bloqueados, y por la congestión en el aeropuerto capitalino, así como por otros obstáculos logísticos.

Los haitianos percibían la posibilidad de una explosión de anarquía. "Nos preocupa que gente se ponga nerviosa", dijo Jean Reinald, de 37 años, mientras despachaba combustibles en una estación, e indicó que podría cerrar su negocio si estalla la violencia.

"La gente no comido ni tomado agua por casi 50 horas y están ya en una situación muy mala", dijo la vocero del grupo de ayuda humanitaria de la ONU, Elisabeth Byrs, en Ginebra. "Si ven un camión con algo, o si ven un supermercado derrumbado, van a correr para conseguir algo de comer".

La destrucción de la principal prisión durante el terremoto en Puerto Príncipe complicaba el asunto de la seguridad aún más. El vocero de Cruz Roja Internacional Marcal Izard dijo que unos 4.000 prisioneros habían escapado y rondaban por las calles sin nadie que los detuviera.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU informó el viernes que comenzará a distribuir unas 6.000 toneladas en ayuda de alimentos que fueron recuperadas en un almacén deteriorado en el barrio marginal de Cite Soleil de la capital.

La vocera del PMA, Emilia Casella, dijo en Ginebra que el programa prepara la entrega de comida preparada para unos dos millones de haitianos durante un mes. Indicó que los establecimientos comerciales de comida en la ciudad habían sido vaciados por los saqueadores.

Más de 100 paracaidistas de la 82da División Aerotransportada de Estados Unidos llegó en la madrugada al Aeropuerto Internacional de Toussaint L'Ouverture, con lo cual aumentó la presencia de soldados estadounidenses a varios cientos en Haití, mientras otros han arribado al muelle de Puerto Príncipe a bordo del portaaviones USS Carl Vinson.

En cosa de horas, la unidad respondió de inmediato con la entrega de alimentos, agua y provisiones médicas frente al aeropuerto. También un helicóptero despegó con agua para distribuirla, y un helicóptero de reconocimiento fue utilizado para detectar otras zonas de la capital donde se podría entregar más asistencia.

"Tenemos mucho más apoyo en camino. Nuestra prioridad es dar alivio a los necesitados", dijo el teniente general Ken Keen, subjefe del Comando Sur de Estados Unidos, a la cadena ABC.

El comando informó que otros paracaidistas e infantes de marina elevarán la presencia estadounidense a 8.000 efectivos en los próximos días. Sus acciones incluyen el ofrecimiento de seguridad, dijo el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

El grupo británico de ayuda Oxfam dijo que consiguió colocar algunos tanques de 2.000 y 5.000 litros de agua en calles de la capital, pero que las mayores necesidades eran evidentes en el corazón de Puerto Príncipe.

En el aeropuerto, unos 160 estadounidenses agotados, junto otros que llevan varados varios días, suplicaban para que fueran evacuados. "Hemos tenido gente llorando, muriendo", dijo Muriel Sinai, de 38 años, una enfermera de Orlando en Florida. Los soldados estadounidenses evaluaban la situación de sus compatriotas, pero se desconocía si los sacarían por aire o cuándo.

Cientos de cadáveres estaban apilados fuera de la morgue de la ciudad mientras había miembros de cuerpos que sobresalían de los restos de las escuelas y casas derrumbadas.

Los socorristas pudieron rescatar a varias personas atrapadas varios días entre los restos de inmuebles, de las cuales siete —incluyendo a cinco estadounidenses— fueron retiradas de las ruinas del Hotel Montana.

Cuatro de los estadounidenses, salvados el jueves, estaban en buenas condiciones, pero el quinto, encontrado el viernes, fue sacado de Haití por aire. El estado de salud y la identidad de esta persona no fue determinada de inmediato.

También por ahora se desconoce si quedan personas entre los escombros del hotel. "Siguen buscando a los que sobrevivan en estos restos", dijo Rebecca Gustafson, del grupo de ayuda en desastres de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

El presidente de Haití, Rene Preval, dijo al diario The Miami Herald que en un lapso de 20 horas las cuadrillas gubernamentales habían recuperado 7.000 cuerpos de las calles y morgues para enterrarlos en fosas comunes.

El presidente Barack Obama prometió el viernes a Preval una ayuda sostenida para reconstruir Haití. El ofrecimiento fue hecho en una llamada telefónica que fue el primer contacto entre ambos mandatarios desde el terremoto.

Obama ofreció una misión expansiva de Estados Unidos que incluye apoyo inmediato que Haití sobreviva al desastre y luego ayuda de largo plazo para la reconstrucción. En posteriores declaraciones en la Casa Blanca, el presidente dijo que el sábado se reunirá con los ex mandatarios George W. Bush y Bill Clinton, que están al frente una operación para recaudar fondos entre los estadounidenses.

Leer Más: http://www.wapa.tv/noticias.php?nid=20100115203815&source=wapalertas#ixzz0cspHhZN0

No hay comentarios.: