Follow by Email

miércoles, 29 de junio de 2016

SENADO Estados Unidos APRUEBA Proyecto PROMESA - Junta de Control Fiscal

Senado aprueba el proyecto Promesa

La medida impone una junta federal de control fiscal sobre el gobierno de Puerto Rico con autoridad para reestructurar la deuda pública

miércoles, 29 de junio de 2016 - 11:09 AM
Actualizado en: miércoles, 29 de junio de 2016 - 7:23 PM
 (semisquare-x3)
El líder de la mayoría del Senado, el republicano por Kentucky, Mitch McConnell (d), apuntó que ante las obligaciones que están por vencerse, la acción correcta era cerrar el debate sobre PROMESA para ir a votación. (Archivo/EFE)
WASHINGTON.-  En una votación de consecuencias históricas, el Senado estadounidense aprobó esta noche el proyecto PROMESA, que impone una nueva autoridad federal sobre la Isla con poderes para reestructurar la deuda pública.' La votación final fue 68-30.

En horas de la mañana, el Senado había votado 68 a 32 para limitar el debate.
"Tenemos limitaciones de tiempo", dijo el número dos de la mayoría, John Cornyn (Texas), para justificar que no se permitiera un procedimiento regular de presentación de enmiendas.
La legislación otorga el poder último sobre planes fiscales y presupuestos a una junta federal de control fiscal compuesta por siete personas, todas designadas por el presidente de EEUU.
Cuatro de los miembros serían recomendados por los principales líderes republicanos del Congreso.
La medida requiere a los miembros de la junta poner en marcha reformas fiscales y promover procesos de reestructuración de la deuda pública, primero por medio de negociaciones voluntarias pero con autoridad para forzar procesos judiciales.
De acuerdo a la medida, el gobernador no podrá enviar el presupuesto y los planes fiscales a la Legislatura hasta que sea revisado por la junta federal de control fiscal, que tomará las decisiones finales.

Lee más sobre PROMESA
"Esta una terrible legislación que establece muy malos precedentes. EEUU no debe tratar a Puerto Rico como colonia. La legislación le quita derechos democráticos y el gobierno propio a Puerto Rico", indicó el senador independiente Bernie Sanders (Vermont).
Para el senador demócrata Robert Menéndez, la medida representa "privar a los puertorriqueños de sus derechos de elegir" un gobierno local.
Del lado republicano, el presidente del Comité de Finanzas, Orrin Hatch (Utah), utilizó su turno para reafirmar que el gobierno de Puerto Rico nunca le entregó los estados financieros auditados que les solicitó a principios de año.
Hatch sostuvo que votó a favor de cerrar el debate, pero acentuó que la legislación – que lleva el número 2328 en el Senado-, "deja mucho que desear".
El legislador republicano anunció también que ha insistido con el Departamento del Tesoro para que le entregue unos supuestos "acuerdos confidenciales" que tiene con el gobierno de Puerto Rico.
Hatch sostuvo que coincide con la demócrata Maria Cantwell (Washington) de que con la imposición de la junta federal de control fiscal el debate sobre Puerto Rico "no desaparece" y aludió al comité bipartidista y bicameral que crea la legislación para examinar posibles alternativas de desarrollo económico para la Isla.
Ante una deuda de sobre $68,000 millones y el vencimiento de un pago el viernes de $2,000 millones que incluye $750 millones en obligaciones generales garantizadas por la Constitución de Puerto Rico, esta "es la acción que podemos tomar", dijo el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell (Kentucky).
McConnell citó declaraciones de ayer de la Casa Blanca en la que advierte que un voto en contra del proyecto – que tiene el número 2328 en el Senado-, pudiera provocar un colapso de servicios básicos, como hospitales y seguridad pública.
"Si no actuamos antes del pago crítico del viernes, las cosas se van a poner peor", indicó McConnell, al abrir el debate de ayer y asegurar a sus colegas que el proyecto "no le cuesta un centavo" a los contribuyentes estadounidenses y "previene un rescate financiero".

Los demócratas, como ocurrió en la Cámara baja federal, llevaron la voz cantante en el debate y en su mayoría resaltaron las dudas con los poderes extraordinarios de la junta federal de control fiscal sobre el gobierno electo de Puerto Rico.
La legislación provee además para la creación de un oficial de revitalización, nombrado por el gobernador pero recomendado por los miembros de la junta, que decidirá proyectos de emergencia que pueden ir por encima de normas puertorriqueñas.
"Tratan (a los puertorriqueños) como objetos, no como ciudadanos", indicó el senador Menéndez (Nueva Jersey).
Los promotores del proyecto PROMESA consideran que la junta federal de control fiscal permitirá hacer reformas fiscales e impulsar procesos de reestructuración de la deuda pública, primero por medio de negociaciones, pero también por la vía judicial.
La legislación, tan pronto sea suscrita por el presidente Barack Obama, decretará una moratoria en el cobro de deuda del gobierno de Puerto Rico, retroactiva a diciembre.
Los miembros de la junta tendrán por lo menos hasta mediados de febrero de 2017 para negociar acuerdos de reestructuración o llevar procesos de reajuste en las obligaciones ante un juez de bancarrota.
Todo el sistema que se crea está basado en la cláusula de la Constitución de Estados Unidos que otorga plena autoridad al Congreso sobre sus territorios, como Puerto Rico.

Por medio de la ley de relaciones federales de 1950 y la Constitución de Puerto Rico de 1952, los puertorriqueños han podido formar un gobierno a cargo de la administración de sus asuntos locales, aunque siempre dependientes del Congreso y la Constitución estadounidense.?

Tags:

No hay comentarios.: